51 años en el país del sigue pasando

A pesar de los años y los eternos silencios soterrados en la bella marginalidad de las calles, la gran urbe recuerda, en los misterios de su ambiente y el devenir cotidiano del citadino, que hace 51 años todo cambio cuando su tierra pantanosa se estremeció: no fue por el rezumbar de las balas que cortaron al aire cuando atravesaron la carne, sino por las ideas que transgreden el espacio y el tiempo; las cabezas con sus cabezas y sus decires.

Después de 50 años, hay una idea imperante que corta épocas y que cambia el mundo: el derecho de expresar nuestras legitimas rarezas con la tentativa de que no nos maten por eso.

Sí, una idea muy básica, pero demasiado profunda que niega de tajo el autoritarismo que segmenta, jerarquiza y reduce todo el espectro de la diferencia a lo igual y que si se sale de esos márgenes de lo “normal”, serás visto como un extraño, desviado, peligroso y en puntos decisivos, subversivo. En esta lógica, lo que no se entiende, se extermina.

2509182deoct2

Es así, como el movimiento estudiantil del 68 nos pone frente al parangón del devenir, una situación en específico: que la supresión de la diferencia, es una práctica clasificatoria que encuentra su ultima ratio en la coacción física más cruda, pero también, que después de 50 años el problema aún persiste en el país: la impunidad y la falta de acceso a la justicia es una cuestión que se vive a diario.

Ante lo anterior, a parte de la ya aclamada corrupción, algo resulta fundamental e impostergable, acabar con la impunidad y falta de justicia el México del “Y siempre sigue pasando” a través del 68, del 2014, de los dos 19S, de los feminicidios a diario, de las casas blancas, de los 9 años en prisión por dejar en bancarrota a todo un Estado y de todo lo que sufre un ciudadano de a pie que no denuncia porque a veces parece que el régimen policial es el mismo que el patrón policial en este país que siempre revive su historia más allá de solo recordarla.

 

 

Imagen: Commons

 

 

EP

 

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s